Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Amaranto

El Amaranto: Un Grano Milenario y Nutritivo

By Aliza Lifshitz, May 13, 2013
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    22
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    22
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

El amaranto es el nombre común para más de 70 especies de Amaranthus, plantas altas, con grandes hojas de color verde y oro, y flores rojas o purpura. El amaranto es también conocido en algunas culturas como achita o kiwicha. El amaranto fue domesticado por milenios en los Andes y América Central, y fue una parte importante de la dieta incas, aztecas y mayas. También se utiliza en los ritos religiosos. Los conquistadores prohibieron su cultivo y su consumo, pero hoy en día se utiliza extensamente tanto en sus tierras de origen como en África, Asia y se exporta a su vez a Europa, Japón, Nueva Zelanda y Estados Unidos en donde ha ido ganando popularidad.

No faltan razones para la recobrada buena fama de el amaranto. Prácticamente todas las partes de la planta ofrecen beneficios. Las hojas, por ejemplo, se consumen hervidas, añadiéndolas a sopas o cocidos, (en China, el amaranto se le conoce como la “espinaca china” y en la India la llaman cheera).

Los tallos pueden ser usados en la preparación de bebidas y también para hacer infusiones a las que se les atribuyen efectos medicinales (algunos creen que es un laxante muy efectivo). Las raíces de el amaranto cocidas, algunas veces se utilizan para combatir la diarrea. Pero son las semillas o granos las que se llevan la mejor parte.

Las semillas de el amaranto son similares en tamaño a las semillas del girasol, pero en vez de alargadas son redondas. Se consideran los granos comestibles más pequeños del mundo y pueden ser de color negro, rojo o marfil. Pero lo que les falta en tamaño, lo superan en valor alimenticio:
• Las semillas de amaranto son ricas en proteínas y son una de las pocas plantas de alimentos que proporcionan proteína completa. Una taza de amaranto cocido proporciona 9 gramos de proteína (aproximadamente la misma cantidad que se encuentra en 1 onza de carne de vacuno). Amaranto puede ser una fuente significativa de proteína en las dietas vegetarianas, que a menudo se carece de alimentos que proporcionan proteínas completas.
• Una taza de amaranto cocido contiene de 5 gramos de fibra y es una buena fuente de calcio, hierro, zinc, y vitamina B6.

Otra de las ventajas de las semillas de amaranto es que son libres de gluten. Por lo tanto, las personas con enfermedad celíaca (aquellos con intolerancia a los alimentos que contienen gluten), pueden comer semillas de amaranto o usar harina de amaranto en las recetas.

¿Y cómo se preparan?
Las hojas, como mencioné, se usan en cocidos y sopas y en algunos platillos específicos de la cocina caribeña, como el “callaloo”. Los granos, se pueden consumir en hojuelas (como cereal), o usarse en forma de harina en panes, pasteles y otros platillos tanto dulces como salados. Las semillas también pueden tostarse o hacerlas brotar, como las hojuelas o palomitas de maíz (popcorn, rosetas, pochoclo). En algunos lugares de México y América Central las mezclan con miel y/o chocolate.

¿Te animas a probar el amaranto? La próxima vez que visites el supermercado, busca estos nutritivos granos para que enriquezcas tus platos y presentes algo novedoso en tu mesa.

popped Aliza Lifshitz
Nací y crecí en la Ciudad de México, donde me gradué como médico-cirujano. Vine a los Estados Unidos para especializarme aún más, y decidí practicar y vivir con mi familia en este país. Ahora soy ciudadana estadounidense, ¡sin dejar de ser mexicana de corazón! Decidí ser médico porque yo siempre he querido ayudar a la gente, y la medicina me permite hacerlo todos los días. Es un honor y un privilegio para mí ver a los pacientes en mi oficina y difundir información sobre la salud a través de los medios. Naturalmente, creo que prevenir es mejor que tener que curar, y la nutrición es un componente esencial de la prevención. Es por eso que me encanta cooperar con Qué Rica Vida. Para obtener más información sobre cualquier tema de salud, te invito a visitarme en www.VidaySalud.com.

www.VidaySalud.com

Comentario