Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Cómo Crear un Menú Equilibrado

Cómo Crear un Menú Equilibrado

By Elvira de las Casas, February 28, 2014
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

Crear un menú para un almuerzo o una cena con invitados no tiene por qué ser una misión imposible, si se hace con una palabra en mente: equilibrio.

Lo mejor es combinar dos o tres platos solamente, unos más ligeros con otros más fuertes, y evitar recetas complicadas que requieran mucha atención hasta el último momento.

Y por supuesto, hay que tener en cuenta los gustos de los invitados.

Mi madre me contaba que, cuando ella era joven, mi abuelo invitó a cenar a un amigo que estaba casado con una italiana. Mi abuela se pasó el día en la cocina, ayudada por una empleada, preparando la cena. Primero sirvieron una sopa, seguida de varios platos fuertes. Pero la empleada, sin consultarlo con nadie, había preparado una carne de la que ahora llaman “vaca frita“, pero que en Cuba se conocía como “carne de sopa ripiada”, un plato riquísimo pero “indigno” de brindársele a alguien que visitaba la casa por primera vez. Irónicamente, a la italiana lo que más le gustó fue el modestísimo plato de carne frita, y muchos años después todavía mi abuela se reía recordándolo.

Moraleja: la comida que le gusta a la anfitriona no tiene que ser necesariamente la que le gusta a sus invitados, por eso el menú debe ser variado. Comenzar con un plato ligero como una sopa o crema, continuar con un plato principal y concluir con el postre. Y no hay que ser muy inteligente para notar que, si el aperitivo fue un cóctel de camarones, sería aburrido servir sopa de pescado o arroz con mariscos.

Los platos coloridos lucen más apetitosos, por eso no deben servirse varios con la misma salsa o guarnición, de la misma tonalidad. Las verduras y hortalizas son la mejor opción para darle colorido a las recetas, especialmente a las ensaladas.

Las ensaladas combinan con todo, y son el mejor acompañamiento de platos grasosos como la carne de cerdo o las pastas con salsas de queso, mientras que las guarniciones como el arroz y el puré de papas, si se sirven juntas, resultan pesadas de digerir.

Yo, al crear un menú especial, decido primeramente cuál será el plato fuerte, y después comienzo a planear el resto, para no repetir los sabores.

No olvides la palabra mágica: equilibrio. Y te aseguro que tus próximos invitados terminarán deseando que los vuelvas a invitar.

¿Cuáles son tus sugerencias a la hora de crear un menú?

popped Elvira de las Casas
Aunque nací en Cuba, he vivido en Estados Unidos durante 22 años, y he trabajado como reportera y editora de varias publicaciones. Soy madre de dos hijos, tengo tres nietos y un marido maravilloso. Él decidió casarse conmigo después probar mi receta de frijoles colorados, lo que demuestra que el amor entra por la cocina. Contrariamente a la creencia popular, los cubanos sólo comen carne de cerdo y frijoles negros en la víspera de Navidad y otras fiestas. El resto del tiempo, tenemos una gran variedad de recetas para elegir. La tradición culinaria cubana ha ido evolucionando desde la época colonial y tiene influencias africanas. Es un crisol de culturas riquísimas. Los invito a probar un bocado.

Comentario