El Significado de Los Churros
El Significado de Los Churros

Cuando era niña, el domingo era el día más feliz de la semana. Mi abuelo iba a un café cercano a la casa y compraba una docena de churros para nosotros. Mientras esperábamos, mi abuela preparaba chocolate caliente en la cocina.

El chocolate que se toma con los churros es muy espeso y se sirve en un pocillo pequeño con platillo. Su consistencia parecida a la de una sopa y su color oscuro hacen que sea muy diferente al chocolate caliente más aguado que se sirve tradicionalmente en Estados Unidos.

Los churros en España se sirven generalmente en cafés durante la hora del desayuno, acompañados con un café expreso o una taza de chocolate caliente y espeso. Cuando se acaban los churros en el café, no se preparan más, por eso, es mejor ir cuanto antes para asegurarnos nuestra docena.

En España los churros son ovalados, se fríen y espolvorean con un poco de azúcar granulada. Cuando se hace un pedido para llevar, se envuelven en bolsas de papel para poder disfrutarlos en casa. Cuando se piden para comer en el café, generalmente se sirven dos o tres churros en un plato pequeño.

Cuando era una veinteañera, me gustaba comer churros de una forma un poco distinta. España es famosa por tener una increíble vida nocturna y es normal pasar en un club nocturno toda la noche hasta las primeras horas de la mañana. Antes de regresar a casa, íbamos con un grupo de amigos a un café para disfrutar de los churros como desayuno. Algo fantástico sobre los churros es que están arraigados profundamente en la cultura española. Son algo dulce para disfrutar de vez en cuando y simbolizan momentos felices y de compartir. ¡Nadie come churros solo! Siempre se comparten con familiares y amigos. La última vez que viajé a España llevé a cuatro chicas de EE. UU. que nunca habían comido churros. Creían que los churros se preparaban con una masa larga y gruesa frita, podían estar rellenos o espolvoreados con mucha azúcar. Los churros de Madrid las sorprendieron. Entramos en un café y pedimos cuatro cafés con leche, jugo de naranja natural y cuatro porciones de churros. Les expliqué la técnica correcta para mojar el churro: hay que mojar el churro en el café o chocolate caliente y luego darle un mordisco. Al igual que mojar las galletas en leche es un clásico en EE. UU, a los españoles nos gusta mucho mojar los churros. El chocolate espeso es algo dulce que resulta agradable incluso a los paladares más exigentes. Una pequeña porción de chocolate y churros es todo lo que se necesita para enamorarse de esta masa crujiente y dulce: un clásico español.

Publicado en: Qué hay de Rico, ¿Sabías Que?

También te puede interesar...

Deja un comentario

Video Destacado

Publicidad


Publicidad