Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
botella de cava abriendose

Año Nuevo en Casa: Puntos a Favor y en Contra

By Migdalis Pérez, December 18, 2014
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

A medida que la temporada festiva se va acercando, muchos nos preguntamos dónde celebrar la llegada del Año Nuevo. Coincidirás conmigo en que todos queremos pasarla bien, pero, ¿verdad que el aspecto económico también importa? Con estos dos factores en mente, tendríamos que escoger entonces el lugar para tal festejo. ¿Acaso nuestro propio hogar? ¿Quizás la casa de un familiar o un amigo? ¿Tal vez un restaurante?

En mi caso, la mayoría de las veces pasamos el fin de año en casa de familiares que viven en Miami, nuestra ciudad. Nosotros, que somos menos, nos vamos a donde está la mayoría. Claro, como se trata de compartir–y no sólo el cariño–siempre llevamos dos platillos que vienen siendo nuestra especialidad: puré de papa y ensalada de vegetales mixtos. Eso es fijo. Aparte de tales platos, puede que también nos aparezcamos con una sangría casera o con una crema de vie.

La principal ventaja de despedir el Año Viejo y recibir al nuevo en casa de nuestros parientes, es que allá tenemos espacio suficiente para la gran mesa del banquete y para bailar a nuestras anchas, cosas que nuestro departamento no nos permite, por ser demasiado pequeño. Ahora, una vez pasada la noche del 31 de diciembre, volvemos a nuestro refugio para terminar de festejar la llegada del año entrante.

El primero de enero, por tanto, lo pasamos en casita. ¿Ventaja? Pues, básicamente, economizar, ya que podremos comer lo que sobró de la noche anterior. Y es que, además, nadie querrá meterse en la cocina justo el primer día del año, ¿verdad? Y, por añadidura, la comida recalentada sabe riquísima: tomas unas lascas de carne asada (o como la hayas preparado), las calientas, las pones dentro de un pan recién horneado, y listo. De nuestra mesa a la tuya. Y, más práctico, imposible.

Volviendo a dónde celebrar la llegada del Año Nuevo: también podría considerarse la opción de un restaurante. A veces, nosotros hemos optado por esta alternativa para cambiar un poco la rutina y disfrutar del menú de precio fijo (léase, módico) que ofrecen estos establecimientos en dicha temporada. Hace tres años, por ejemplo, acudimos a uno cercano al downtown, donde comimos como reyes, y de ahí nos fuimos a ver bajar la Big Orange en el Hotel Intercontinental. ¡Fue una noche maravillosa!

Y tú, ¿ya sabes dónde recibirás el Año Nuevo? ¿Algún plan en específico que nos quieras compartir?

popped Migdalis Pérez
Aunque mi familia dice "comes como un pajarito" porque prefiero porciones más pequeñas, me encanta cocinar, descubrir nuevos sabores, y experimentar con recetas exóticas. Disfruto de programas de cocina y siempre estoy en la búsqueda de cualquier sugerencia o truco para ayudarme a mejorar mis habilidades culinarias. También me gusta sorprender a mis seres queridos con nuevos platos, volver a conectar con ciertos alimentos de mi infancia (los que nunca se olvidan), visitar nuevos restaurantes, y explorar la gastronomía de otros países. Soy periodista, cubana, y vivo en Miami donde me dedico por completo a la escritura. No dudes en visitar mi proyecto personal en revistacatalejo.com

revistacatalejo.com

Comentario