Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Rituales mágicos para recibir el 2014

Rituales mágicos para recibir el 2014

By Greyza Baptista, December 27, 2013
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

Cuando el reloj marque las doce campanadas, las costumbres y tradiciones latinas para despedir el 2013 tomarán protagonismo. En mi casa, los rituales y las cábalas de Fin de Año son cosa seria. Y estoy seguro que hay millones de personas en el mundo que practicarán un ritual de fin de año con fe y esperanza.

Limpio y sano
Yo empiezo con la limpieza del hogar. Los latinos solemos hacer una limpieza profunda en la casa para eliminar las malas energías y atraer días mejores. La costumbre es barrer de adentro hacia afuera para sacar las malas energías. También lo inservible e inclusive lo roto se desecha para atraer la armonía. Mi vecina prende inciensos para sanar.

Después de limpiar el hogar, la próxima limpieza es a nivel personal. La costumbre en Venezuela es que el último baño del año se haga con pétalos de rosas rojas y rosadas con miel para el amor, y con sal marina para alejar las envidias.

12 uvas: doce deseos
La tradición de las doce uvas se acostumbra en casi todos los hogares latinos. Por cada campanada se va comiendo cada una de las 12 uvas mientras pedimos los deseos para los próximos 365 días. Algunos prefieren variar sus uvas y comer seis verdes y seis moradas. A mí este ritual se me complica un poco porque me las como mientras estoy corriendo con mi maleta si deseo tener un año viajero. En cambio, hay quienes prefieren subirse a una silla con el pie levantado y con la maleta en la mano. No sé si realmente funcione así, pero como ya dije: todo es fe.

Para el dinerito
La tradición es que antes de que llegue la media noche, las personas se llenan los bolsillos de lentejas crudas o colocan monedas en cada esquina de la casa. Pero si prefieres comer las lentejas en sopa, de igual manera funciona. En Ecuador lanzan monedas al aire para que abunde el dinero el próximo año, y literalmente llueve dinero. Y en Panamá cuelgan una bolsita de arroz detrás de la puerta principal de la casa para atraer la prosperidad.

Amarillo es lo que ¡luce!
Uno de mis rituales preferidos para llamar la buena suerte, el éxito y el dinero es el famoso calzón amarillo o de lencería. Pero si lo que buscas es amor verdadero, te toca el rojo. En Bolivia los hombres usan bóxers verdes pero no precisamente para pedir por la salud, sino por dólares, según las nuevas costumbres. En Venezuela y México estrenar ropa y calzado es un gran acontecimiento, y se hace con la creencia para que nunca falte en la casa.

Otras cábalas
En Brasil algunas personas reciben el nuevo año dándose el primer chapuzón en el mar. También brincan siete olas para atraer la buena fortuna y lanzan flores al agua mientras piden un deseo. En Dinamarca lanzan platos viejos que han ido acumulando durante el año. En Alemania se acostumbra dejar en el plato algunos restos de la cena, como una manera de asegurar prosperidad.

Como ya ves, son muchas las supersticiones que acompañan la Noche Vieja, y aunque no hay nada que garantice un resultado exitoso, no pasa nada por probarlas y además, es divertido compartirlas en compañía.

Y tú ¿qué ritual sueles hacer? Me cuentas el próximo año.

popped Greyza Baptista
Esposa y madre de un gourmet de 5 años de edad, que nunca frunce el ceño al comer ensaladas (a menos que no tenga espinaca en el plato), creo que los hábitos alimenticios saludables comienzan en casa. Aprendí esa simple regla de mi madre, un verdadero mago en la cocina y quien me enseñó el arte de transformar los ingredientes en algo delicioso. En estos días, mi familia está convencida de que hago magia cuando cocino. Para mí, los recuerdos, olores y sabores me inspiran a crear platos, y a escribir sobre uno de los placeres más ricos de la vida: la comida. También soy periodista y de vez en cuando, artista.

Comentario