Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Mardi Gras en Familia. ¿Por qué no?

Mardi Gras en Familia. ¿Por qué no?

By Bea Osorio, March 07, 2014
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

Los colonizadores franceses en Louisiana trajeron esta tradición hacia 1700 y desde entonces se celebra religiosamente en las hermosas calles de New Orleans. Mardi Gras, su traducción es Martes Graso o Fat Tuesday, son los desfiles que tienen lugar justo el día antes de la cuaresma o miércoles de ceniza, que según la tradición católica, son 40 días de abstinencia. Es decir, este martes no es más que la última oportunidad de comer de todo y celebrar hasta más no poder.

Para muchos, Mardi Gras es sinónimo de largas fiestas y desfiles reservados solo para adultos en la famosa Bourbon Street en New Orleans. Pero la realidad es que esta celebración lleva más de 3 siglos de vigencia, es una de las más famosas del mundo, y en especial para los residentes de Louisiana es una tradición familiar muy importante, llena de color y diversión.

Aunque en los Estados Unidos no es un día feriado, podemos celebrarlo y mostrar a nuestros pequeños lo divertido de esta tradición, que viene a ser la versión local de nuestras fiestas de carnaval latinas.

Si vas a celebrar en familia no puede faltar el famoso King Cake, que por cierto es el mismo “roscón de reyes” que hacen los españoles el día de los reyes magos. Hoy en día el King Cake en New Orleans se hace de muchas formas y tamaños, pero el original viene en forma de corona y se decora con los colores del Mardi Gras (verde, púrpura y dorado). Puedes hacerlo en casa y acompañarlo de galletas en forma de caretas y coronitas.

Las máscaras y collares van a darle color a todo. En los días de Mardi Gras, grandes y chicos de toda la ciudad se colocan antifaces al estilo de los carnavales de Venecia y se llenan de collares. Puedes comprarlos y repartirlo a todos en casa. Finalmente, no dejes de colocar un buen CD de Jazz y tus hijos pasarán un rato muy divertido. Al final esa es la consigna en las calles de New Orleans. ¡Diversión hasta el cansancio! ¿Te animas?

popped Bea Osorio
Nací en Caracas y veo a mi ciudad como una colorida maqueta de pequeñas nacionalidades. En el centro pasé mi infancia entre las vitrinas de la pastelería italiana, el aroma colgante de la charcutería española y el aceite hirviendo de las sartenes criollas. Es difícil saber dónde se origina la receta de una abuela venezolana. En mi caso, puede ser del frío fronterizo de mi sangre colombiana o el calor de la goajira costeña. Hoy desde Los Angeles, otro prisma también construido de mezclas indescifrables, los invito a sentarnos en una mesa a disfrutar y hablar de comida, mi ritual preferido.

Comentario