Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Papel picado

El Mes de la Herencia Hispana: Una fiesta con varios sabores

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

¡Vamos a celebrar en grande! Esta es la invitación que mi alegre vecina, de origen peruano, siempre me hace durante el Mes de la Herencia Hispana.

Una de las cosas que he vivido en carne propia cuando me mude a Estados Unidos es que me siento más orgullosa de mis raíces. Cuando vivía en Venezuela no lo percataba, pero cuando salí, es mucho más clara la riqueza de su legado en mí.

Emigrar a otras tierras no debería cambiar nuestras bases culturales, podemos adaptarnos, pero jamás olvidarlas, es por eso tan importante darles a nuestra familia, especialmente a nuestros hijos que nacen en este país, la oportunidad de conocer quiénes somos y de dónde venimos.

El Mes Nacional de la Herencia Hispana se celebra entre el 15 de septiembre y el 15 de octubre y conmemora, desde 1974, la influencia de los hispanos en Estados Unidos.

La decisión se debe a la independencia que celebran cinco países latinoamericanos: Costa Rica, El Salvador, Honduras, Guatemala y Nicaragua. El 16 de septiembre los mexicanos celebran su independencia y dos días después, el 18 los chilenos.

Esta maratónica fiesta brinda la oportunidad de recordar los aportes de la comunidad hispana a la sociedad estadounidense. Sin duda nuestra influencia es notable. En la música, el deporte, la literatura, el cine, en el ruedo político, y en la extensa cocina latina.

Creo que comidas como el taco o las enchiladas mexicanas, el arroz con gandules de Puerto Rico, las arepas venezolanas, las salteñas bolivianas, el pollo peruano, las pupusas salvadoreñas, el alfajor argentino, la tortilla española y el exótico café de Costa Rica y Colombia, podrían ser tan populares como las hamburguesas y el “perro caliente”. Y el rico guacamole es casi tan conocido como el popular kétchup.

En escenarios tan diversos como California, Texas, Chicago, Miami, (donde los latinos tienen asentamientos culturales repletos de historia hasta mi mágica y multicultural ciudad de Nueva York) no existe comunidad hispana que no exhiba con orgullo su legado. Las celebraciones del mes nacional de la herencia hispana permiten conocer ese amplio paisaje cultural.

Ser hispano tiene mucho significado para mi. Representa perseverancia, diversidad, color, música, variedad de banderas y de acentos, pero a pesar de estas diferencias, tenemos algo en común, hablamos el mismo idioma: el español.

Otra cosa que nos distingue alrededor del mundo es el amor familiar. A pesar de las distancias, esos lazos son muy fuertes entre nuestros padres, hijos, hermanos y abuelos. En cuanto a la amistad es casi igual que familia. Casi siempre al verdadero amigo se le hace acreedor de los mismos derechos familiares.

¿Quién no ha escuchado decir?: “Tu casa es mi casa”, “Donde comen dos, comen tres y cuatro”, son dichos populares hispanos. El abrir tu casa a un visitante y darle una mano sin condición, es algo muy de nosotros.

En la mesa, cada quien le da un toque personal a esas preparaciones prehispánicas, españolas y criollas que han dado la fórmula a la cocina hispana y con orgullo compartimos en Estados Unidos.

Así que estas fiestas nos dan la excusa perfecta para festejar. Mi familia y yo tenemos planes de celebrar en casa de la vecina. Amigos y familiares llevarán un plato típico de su país. Yo tendré que preparar muchas arepas y si me da tiempo, una rica ensalada de gallina.

Comentario