Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Calaveras de dulce

El Alfeñique, un Dulce Sencillo y Sin Fronteras

By Elvira de las Casas, September 14, 2013
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

Alfeñique es una palabra de origen árabe asociado con el arte de crear figuras de pasta de azúcar cocida y estirada con la que se elaboran calaveritas en México, en ocasión del Día de los Muertos.

Ya desde la época de los aztecas, se hacían figuras de pastas comestibles para hacer ofrendas, pero al llegar los españoles trajeron consigo el dulce de alfeñique, heredado de los árabes.

En el territorio mexicano, la dulcería de alfeñiques produce verdaderas obras de arte popular, llegando a hacerse calaveras de azúcar y chocolate, ataúdes y cruces de azúcar cristalizada con miel en el centro, y a veces se añaden al azúcar semillas de almendra, cacahuate y calabaza que, mezcladas con huevo, resultan en una especie de mazapán.

Cuando yo era niña, solía intercambiar botellas a los vendedores ambulantes que a cambio me daban melcocha envuelta en un papel. Esto era una golosina parecida al alfeñique de Venezuela que, a diferencia del de México y otros países de Latinoamérica, se prepara como una melcocha y se retuerce como un pirulí. En Argentina se come en forma de caramelos y se le agrega anís y miel, mientras que en Colombia se regala en el Día del Ahijado, decorado con cintas de colores y molinos de papel. En cambio en Perú, los alfeñiques se hacen con chancaca o panela, y se conocen como lambayeques.

Existen varias leyendas alrededor de este dulce. Según la tradición, hay que prepararlo jugando y riendo para que quede hermoso y transmita alegría, y en algunas localidades andinas las cocineras cantan alabanzas, baladas o canciones infantiles mientras hacen la mezcla azucarada. Si se hace cuando se está enojado, el alfeñique se azucara y queda como una panela. Y hay que hacerlo de día, para que no se pegue.

Leyendas aparte, el alfeñique es un postre sencillo y muy popular en nuestros países, que nada tiene que ver con el sentido que mi madre le daba a esa palabra. ¿Lo conoces? ¿Cómo se hace en tu país?

popped Elvira de las Casas
Aunque nací en Cuba, he vivido en Estados Unidos durante 22 años, y he trabajado como reportera y editora de varias publicaciones. Soy madre de dos hijos, tengo tres nietos y un marido maravilloso. Él decidió casarse conmigo después probar mi receta de frijoles colorados, lo que demuestra que el amor entra por la cocina. Contrariamente a la creencia popular, los cubanos sólo comen carne de cerdo y frijoles negros en la víspera de Navidad y otras fiestas. El resto del tiempo, tenemos una gran variedad de recetas para elegir. La tradición culinaria cubana ha ido evolucionando desde la época colonial y tiene influencias africanas. Es un crisol de culturas riquísimas. Los invito a probar un bocado.

Comentario