Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
El Nuégado Salvadoreño

El Nuégado Salvadoreño, un Postre que Tienes que Probar en Navidad

By Elvira de las Casas, November 13, 2013
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

Oí hablar del nuégado salvadoreño por primera vez mientras hacía la cola del correo. Sí, como lo oyen. Había bastantes personas esperando para enviar cartas y paquetes, y ya se sabe que la mejor forma de que el tiempo pase rápido, mientras se está esperando, es con una buena conversación.

Fue así como conocí a Silvia, una simpática señora que me contó que ella venía del Salvador y que llevaba poco tiempo en Miami. No recuerdo cómo comenzamos a hablar de lo cerca que estaba la Navidad, y de lo que se acostumbra a comer en esa época en nuestros países. Yo le hablé de los buñuelos de yuca en almíbar, que se hacían en Cuba cuando yo era niña, y que en casa comíamos con melado de caña. Entonces ella me compartió su receta del nuégado, una fritura que suele prepararse con la yuca rallada cuando está cruda, a diferencia de nuestro buñuelo que se hace con la yuca hervida y reducida a puré. Me parece estar viendo a mi abuela, con una fuente repleta de yuca, procesándola en una máquina de moler carne, hasta que tenía una cantidad suficiente para preparar aquellos buñuelos en forma de ocho que eran el postre tradicional de la Nochebuena.

No tengo que decirles que, tan pronto como llegué a mi casa, hice la receta que me dio la señora Silvia. Al igual que la masa de buñuelos, la del nuégado se prepara añadiendo una pizca de sal, polvo de hornear, huevo y harina a la yuca molida o rallada, pero siguiendo los consejos de mi nueva amiga, le puse, en lugar de harina, queso duro rallado. ¡Y qué bueno que le hice caso! Porque después de fritos en grasa bien caliente, los nuégados me quedaron crujientes por fuera y suavecitos por dentro, gracias al queso que les dio una consistencia chiclosa que invita a devorar a todos quienes se sientan a la mesa.

Lo único que cambié de la receta original fue que, en lugar de almíbar hecho con panela, bañé las frituras con sirope de arce o maple syrup, un producto que conocí gracias a mi hija que vive en Canadá y que acostumbra a usarlo como ingrediente en los platos que le prepara a mis nietos.

Como es de suponer, este año, en la cena navideña, incluiré el nuégado salvadoreño en el menú. ¡Te invito a hacer lo mismo!

popped Elvira de las Casas
Aunque nací en Cuba, he vivido en Estados Unidos durante 22 años, y he trabajado como reportera y editora de varias publicaciones. Soy madre de dos hijos, tengo tres nietos y un marido maravilloso. Él decidió casarse conmigo después probar mi receta de frijoles colorados, lo que demuestra que el amor entra por la cocina. Contrariamente a la creencia popular, los cubanos sólo comen carne de cerdo y frijoles negros en la víspera de Navidad y otras fiestas. El resto del tiempo, tenemos una gran variedad de recetas para elegir. La tradición culinaria cubana ha ido evolucionando desde la época colonial y tiene influencias africanas. Es un crisol de culturas riquísimas. Los invito a probar un bocado.

Comentario