Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
jamón y piña

El Jamón de mi Mamá para la Fiesta de Navidad: Nunca me Queda Igual

By Karina Jurgensmeyer, December 04, 2014
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

El sabor del jamón que mi mamá prepara para la fiesta de Navidad es un recuerdo que atesoro desde mi infancia. Prepararlo fue, para ella, desde siempre, una especie de rito culinario anual. Hasta el día de hoy puedo verme a mí de pequeña, metida en la cocina, observando cómo mi madre marcaba cuidadosamente con un cuchillo rombos en la parte superior del jamón; cómo mezclaba agua y mermelada de naranja para untarlo; cómo ponía encima clavos de olor, cerezas al marrasquino, y rebanadas de piña; y, finalmente, cómo lo dejaba cocer en el horno y tomar ese delicioso sabor agridulce de la salsa y de la fruta.

De tantos años de meticulosa observación terminé pensando que yo también era una experta; además, hace ya un tiempo–desde que me mudé a los Estados Unidos–que soy yo la que preparo el jamón de la fiesta. ¡Qué errada que estaba! Mi jamón nunca ha tenido el sabor del de mi mamá. ¿Qué es lo que estoy haciendo mal?, me he preguntado; estoy segura de que siempre he repetido de igual modo cada uno de los pasos que mi madre realizaba para prepararlo: la misma temperatura y tiempo de horneado, la misma cantidad de mermelada y la misma fruta… Hago todo igual, pero el resultado nunca ha sido el mismo.

Este año mi madre ha venido a visitarme desde Argentina y se quedará para las fiestas, por lo que el jamón, esta vez, será producto de una colaboración mutua. Dialogando sobre el tema y sobre lo que debo comprar para prepararlo, me he dado cuenta de cuál es la gran diferencia entre mi jamón y el suyo: pues, justamente, el jamón. “Cuando vayas al supermercado compra el jamón que más cobertura de grasa tenga, ya que ese durará más tiempo y tendrá más sabor”, me dijo. ¡Pues claro! Yo siempre compraba el que menos grasa tenía, pensando que era el mejor, y creyendo, también, que hacía valer más mi dinero al pagar por jamón y no por tocino. Pues no: resulta ser que para que el jamón navideño sea tan delicioso como el de mi mamá debe tener grasa en todas partes.

Este año mi jamón sabrá tan exquisito como el que saboreé año tras año desde pequeña. Te invito a que tomes el secreto de nuestra mesa a la tuya y a que compartas: ¿cómo lo preparas tú?

popped Karina Jurgensmeyer
Siempre me he sentido un poco cosmopolita. Nací en Venezuela, pero me crie en Argentina, y ahora vivo con mi familia en los Estados Unidos. Mi familia es multilingüe y una mezcla importante de las culturas ya que mis abuelos son de España y Alemania. Debido a esto, he experimentado muchos tipos de cocina. Siento una gran pasión por la comida y amor por el periodismo que simplemente corre por mis venas. Qué Rica Vida combina dos pasiones que me describen: la cultura latina y la palabra escrita. Por favor, comparte conmigo.

Comentario