Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
sandwich y fruta en una bolsa

Celebremos Brown Bag it Day

By Constanza Morales Oliver, May 28, 2013
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

Lo recuerdo claramente: la primera vez que tomé un autobús en una ciudad estadounidense, temprano en la mañana y con la mayoría de pasajeros vestidos en traje de oficina. Me quedé sorprendida de que todos, sin excepción, llevaban una bolsa de papel color marrón donde habían empacado su almuerzo. Con los años la bolsa ha evolucionado en coloridas loncheras de tela o maletines con formas curiosas, pero su contenido se mantiene.

Cada vez gana más terreno la idea de comer sano consumiendo alimentos preparados en casa y, de paso, ahorrar dinero. Pero si aun no estás del todo convencida para probar esta alternativa, te invito a inspirarte por Brown Bag-It Day – un homenaje a esa pionera bolsa marrón en la que viajaron los primeros almuerzos fuera de casa.

Si lo piensas bien, no es un cambio que implique grandes dificultades en tu rutina. Hay varias recetas prácticas que puedes adaptar para llevar a tu lugar de trabajo e incluso puedes premiarte horneando galletas o ciertos postres que sean la cuota dulce que mereces por invertir en tu sana nutrición.

¿Quieres una razón más? Empacar tu almuerzo te permite consumir la comida que sobra del día anterior. Entre las ideas favoritas para almorzar caseramente en la oficina te recomiendo los sándwiches, la fruta y las ensaladas.

Estas ideas son solo un comienzo, pues verás que con un poco de ingenio y constancia descubrirás los grandes beneficios de empacar tu almuerzo para llevar.

popped Constanza Morales Oliver
Nací en Colombia pero me convertí en boricua después del matrimonio. Yo nací para ser periodista, pero también siento una gran pasión por la literatura infantil. Me mudé al sur de Florida y pronto descubrí un fascinante mundo - ¡mi cocina! Cuando cocino, regreso a mis raíces periodísticas: investigo y exploro. Me gusta pensar en mi cocina como una biblioteca, donde el elemento más importante es un viejo tarjetero lleno de recetas, notas y sugerencias acerca de mis descubrimientos. Mi familia es muy diversa, y como tal, mis platos favoritos son los que honran la diversidad que define la cocina latina. Después de todo, creo que esa es la mejor manera de reinventar nuestras tradiciones y asegurar que sobrevivan generación tras generación.

Comentario