Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

View in English
Celebrando un Día de Acción de Gracias Argentino

Celebrando un Día de Acción de Gracias Argentino

By Fernanda Beccaglia, November 18, 2013
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

Tal vez uno de los desafíos más grandes al inmigrar a otro país es poder rencontrarse con nuestras raíces, en especial a través de los sabores y tradiciones culinarias que tanto nos conectan a nuestros orígenes. A mí me encanta conocer y ser parte de nuevas tradiciones y culturas, así como también llevar algo de donde vengo; no solo para mí, sino para que otros me conozcan a mí, a mi cultura y a las historias detrás de cada platillo o costumbre.

Si bien el Día de Acción de Gracias es una celebración puramente de los Estados Unidos, viviendo acá ¿quién se perdería la oportunidad de celebrar con buena comida, amigos y familiares? Yo aprovecho cuanta oportunidad se presente. Y por alguna razón, desde la primera vez que lo celebré, el Día de Acción de Gracias ha pasado a ser mi celebración favorita. Aunque personalmente me adapto muy bien a las costumbres y platillos de los demás, he pensado en reunir amigos de diferentes países y celebrar un Día de Acción de Gracias multicultural. Y el menú para el Día de Acción de Gracias con un toque bien argentino sería algo así:

Entradas: No podrían jamás faltar las empanadas argentinas—de masa hojaldrada y hechas al horno. El relleno puede ser de tu preferencia, pero las más tradicionales de Argentina son la de carne, pollo, jamón y queso, criollas y árabes. Y para hallar el punto de encuentro entre los dos mundos, me animaría a probar unas empanadas de calabaza (puedes hacerlas dulces o saladas para servir tanto al comienzo como al final). También puedes servir una tabla de cortes fríos como jamones, pavita, quesos y salames, chucrut y aceitunas de todo tipo.

Guarniciones: Empieza con la ensalada rusa de papas y zanahorias cortaditas y cocidas, y arvejas (algunos le agregan huevo duro picadito), todo mezclado bien con mayonesa. Para acompañar con algo caliente, puedes hacer un puré de batata o papas. La receta mágica del puré de papas de mi abuela llevaba papas (obvio), leche o crema, mantequilla y a veces huevo. ¡Era como una crema! Si lo haces de batata, agrégale un toquecito de nuez moscada.

Las ensaladas frescas son muy comunes en todas las mesas argentinas. Nada complicado: lechuga, tomate, habichuelas, zanahoria rallada y cebolla roja. La más básica es simplemente de lechuga, tomate y cebolla. Se adereza con aceite de oliva, sal y vinagre balsámico (o jugo fresco de limón).

Plato principal: En Argentina es muy común servir platos fríos para las fiestas; no nos olvidemos que allá abajo es verano. La característica de una mesa festiva argentina es la variedad de carnes (asadas). Entre las favoritas se encuentran el asado de res, puerco asado, chivito asado y pollo asado. Y aunque suene mucho, es lo que servía en mi casa en las fiestas. Había para todos los gustos y paladares. Mi padre casi siempre era el asador, ritual que llevaba todo el día, algo así el ritual de asar un pavo para el Día de Acción de Gracias. Para acompañar las carnes no puede faltar el chimichurri—y sin cilantro por favor. El chimichurri argentino se hace con perejil, ajo, orégano, aceite de oliva (o canola), vinagre de vino tinto, sal, pimienta, y pimienta roja. La clave está en prepararlo un día antes.

Postres: Claro que siempre hay lugar para el postre (o te lo inventas). Los típicos en Argentina durante esta época son los postres helados, el pan dulce, la garrapiñada, el turrón de maní, el budín de pan o el flan con dulce de leche y crema. Y como era costumbre en mi casa, el postre se sirve con champagne, sidra, vino dulce o espumoso.

Lo que no puede faltar:

El vino, claro… y más de varias botellas por favor porque corre como el agua. El vino en una mesa argentina es tan tradicional como el asado. Los más típicos para servir una mesa fuerte como ésta son con frecuencia el Malbec. Si tu paladar te pide algo más delicado, elige un Cabernet Sauvignon. Lo otro es el pan, y no de paquete sino fresco de la panadería. Ah, y una larga sobremesa acompañada de café (y un buen digestivo, claro).

Como ves, todo se adapta sin importar de dónde vienes o dónde vives. Después de todo, el idioma cultural que compartimos todos es la comida.

¡Feliz Día de Acción de Gracias! Y tú, ¿por qué te gustaría dar gracias?

popped Fernanda Beccaglia
Soy chef, escritora, editor y periodista. También soy gran fan de la fotografía narrativa y arte culinaria. Después de años de escribir y traducir, me gradué Summa Cum Laude del Instituto de Educación Culinaria en el 2003, en la ciudad de Nueva York. Siempre quise ser chef, y ya que tiendo a seguir mis pasiones, empecé a entrenar con los mejores chefs: Daniel Boulud, Jean Georges Vongerichten, y André Soltner, entre otros. Después de decir no a una oferta en Ducasse y Jean Georges, tomé un trabajo en Daniel Restaurant en Nueva York. Trabajé para el diario La Palma, la versión en español del The Palm Beach Post, como redactora, columnista y productora de la sección culinaria, tanto en versión impresa y la versión digital del periódico. Nací en Buenos Aires, Argentina, en una familia italiana. Mi madre era escritora, y crecí entre poemas y libros en italiano, francés, portugués y alemán.

Comentario