¿Pavo, Gallina o Lechón para Navidad? - Que Rica Vida
¿Pavo, Gallina o Lechón para Navidad?

Debo confesar que solo vi pavo en mi plato una vez mientras vivía en Colombia. En cambio tengo miles de recuerdos de celebraciones de todo tipo acompañadas con pollo y lechón. El caso del pavo sucedió en un pueblito pequeño durante unas vacaciones con mi familia y nunca voy a olvidar la experiencia. No por el sabor del ave sino por la forma en que llegó a la olla.

El dueño de la casa le dio una copa de aguardiente (un típico licor anisado) y luego nos pidió a los niños que correteáramos al “pisco” como se le llama popularmente a esta ave en el país. Mis padres me explicaron que esta técnica garantizaba que la carne tuviera un mejor sabor. No lo comí. En mi mentalidad infantil era imposible comerse a un amigo con quien nos habíamos divertido tanto.

No se la razón por la cuál comer pavo no es muy popular en Bogotá y me atrevería a decir que en general en el resto del país. En cambio el pollo, o mejor la gallina, es la favorita de la mesa durante la Navidad. En casa de mi abuela no podía faltar la olla gigante de sancocho de gallina para esta fecha.

Otras familias prefieren el tradicional ajiaco santafereño, una sopa de pollo que se prepara con al menos tres tipos de papa, maíz y se le agrega guascas (hierba autóctona) y se sirve con crema de leche, alcaparras y aguacate. ¡Una delicia!

En las ciudades frías preferimos las sopas antes que los asados o las carnes horneadas. Especialmente durante la noche. En Colombia como el resto de Latinoamérica, celebramos la Navidad la noche del 24 de diciembre y no la tarde del 25 como lo hacen los anglosajones.

Algunas Navidades tuvimos lechón, o mejor lechona. Cuando llegaban parientes lejanos de visita y la casa estaba llena el plato obligatorio era la tradicional lechona tolimense: el porcino entero relleno de arroz, verdura y la misma carne del animal condimentada con diferentes especies. Una lechona bien puede alimentar más de 30 personas.

Desde que vivo en Nueva York la cena de Navidad ha tenido un cambio radical. Primero, mi abuela ya no está con nosotros para hacer su maravilloso sancocho. Segundo, es un poco difícil encontrar los ingredientes del ajiaco en la ciudad, especialmente las guascas, y por ultimo, la inmigración disminuyó el tamaño de nuestra familia.

Entonces hemos optado por el pernil, el jamón y el pollo. Sinceramente el pavo todavía no me convence (creo que una vez al año es suficiente).

Acompañamos las carnes con arroz moro, ensaladas verde y de papa, y de postre un tres leches.

Al final la cena de Navidad es y seguirá siendo la mejor ocasión del año para compartir con nuestros seres queridos, para agradecerle a la vida por un año más junto a ellos y para celebrar nuestra tradición y nuestra herencia en cualquier rincón del mundo.

Publicado en: A Celebrar, Navidad, Por Festividad

También te puede interesar...

Deja un comentario

Video Destacado
  • Cómo Hacer Tostones

    Cómo Hacer Tostones

    Los tostones son un platillo maravillosamente delicioso y versátil. A mí me encantan porque se pueden preparar en pocos minutos y también los puedes servir como acompañamiento o platillo principal.

Publicidad


Publicidad